miércoles, 12 de agosto de 2009

La Historia del Pulga o los niños un pedacito de futuro


Esta historia comienza un bello domingo por la mañana, el día en que el león puede descansar con tranquilidad, o al menos eso creía. El silencio de mi celestial sueño fue quebrado por un increíble "¡yiahhhhh!" para terminar con un solemne y breve, "¡plaff!", por unos segundos, el silencio retornó a mi morada, entonces un nuevo estruendo: "¡guaaaaaaaaaaa, mi pata!". Era la voz de mi Jackie Chan de barrio, mi amado retoño, el Nico.

Había estado toda la mañana jugando con uno de sus compipas de la escuela, "El Pulga". Al parecer, el juego había tomado un matiz algo violento, así que papá tuvo que intervenir: ahí estaban el par de linduras, saltando sobre mi mesa de centro. Un hombre no podía tener paz, ni siquiera el día del señor.

Como sea, después de ver que al perejil no le había pasado nada, decidí mandar al Pulga de vuelta a casa. Él sólo miró el suelo, como si le diera vergüenza algo; ahora que lo pienso, conocía al mocoso desde que aprendió a hablar y no tenía idea de quien respondía por él, así que fui a dejarlo personalmente, si me van a decir sapo y metiche, que sea con razón.

Nicolás y yo escoltamos al niño, más nerviosos que jurel en semana santa, no era un barrio bueno, algunos le decían la cuadra sandía, porque entrabas entero y salías calado. Ni la policía venía muy seguido por acá, con decirles que aún no eran las doce y ya había pajarracos raros en las esquinas, se hacían señas de un lado al otro, pero cuando vieron al Pulga, se quedaron tranquilos. El cabro chico se había transformado en el Padrino. Esto no me estaba gustando.

La casa en sí no decía mucho, pero cuando tocamos, la película me quedó clara como el agua. Era el tío quien nos recibía, sólo nos miró y preguntó: "¿a quién ‘usca?" Con el puro tufo te podías curar de una, uno le miraba la cara y daba sed, no dije nada, era domingo, mi día de tolerancia. El Pulga lo presentó como su tío Pato, él y su abuela eran los únicos adultos en la casa. Lo dejamos, pero en la guata algo me decía: "la estás puro embarrando".

Mi siguiente día libre era el miércoles, así que me fui al colegio a buscar a mis criaturitas, había pasado una semana y tres días desde que dejamos al Pulga con su tío, desde entonces no se sabía nada. Así que hablé con la buenamoza Miss Charito, la profe de los bárbaros chicos, para que llamaran a ver qué pasada y ella, con sus bellos ojos verdes tuvo que contarme:

"No, no creo que veamos al niñito por un tiempo", dijo con solemne postura. "Esta en un centro del Sename por robo con intimidación, resulta que se le ocurrió asaltar una roticería". La señora tenía ganas de contar cosas, porque me dijo que iba acompañado por su hermano, el "Bola Ocho", que solamente tiene once años. ¡Once! Yo a esa edad era una guagua… como vamos lueguito las tías del jardín infantil tendrán que preocuparse de ser cogoteadas por sus alumnos.

La verdad, es que en ese momento no pude más que lamentarme por los chicos.

Más tarde me enteré que era la cuarta detención. La primera vez anduvieron de rata choriando en un mall, la segunda entraron a una casa vecina, ¡y la tercera quisieron entrar a la muni! No eran muy avispados. El tío tenía sus años de cana encima por homicidio, era todo un ejemplo, y la alegría del hogar. De la mamá sabía que la habían pillado traficando en bellavista, y estaba en el centro de detención femenino, para cuando saliera, el Pulga ya podría tener cabros chicos propios. ¿Del papá? Bueno, parece que era mago, porque desapareció así como así, dejando a los porotos más botados que chaleco feo.

Tenían la misma posibilidad de triunfo que el disco solista de Barticciotto.

Era verdad, algo andaba mal, parece que el plan cuadrante era bien circular en la zona, porque no dejaba de dar bote, igual que una pelota plástica. No era culpa de los amigos de verde, algo estaba pasando con los niños, jóvenes y las familias, andan solitos como barcos a los que nadie se quiere subir. ¿Hasta cuándo vamos a ver los niños como una amenaza y no un pedacito de futuro?

Así es como fui al centro donde estaban recluido los hermanos, a ver qué cooperación podíamos darle los Paredes, pero se habían fugado, quizás los hemos perdido para siempre… no tengo más palabras, solo escribir esta notita a ver si a alguno de ustedes se le ocurre que hacer.

11 comentarios:

Tomás G. Tamayo,  12 de agosto de 2009, 12:29  

Me gustó mucho, me cagué de la risa.

Dany 12 de agosto de 2009, 18:24  

Muy bueno, me encanto el blog.
muy entretenidas las historias, ademas reflejan lo que sucede en nuestro pais dia a dia..

Javiera,  12 de agosto de 2009, 18:26  

Que bueno, me gustan las historia que publicas, ademas las caricaturas muy entretenidas... Me gusto mucho la historia anterior tambien, la del hospital, ademas de entretenido

Marco,  12 de agosto de 2009, 18:56  

Me encanta la cara del niño pelado. Sugiero hacerlo en formato comic book o libro ilustrado, lástima que sea una cosa partidista, porque creo que está muy bien logrado, tanto gráfica como literariamente. Espero trascienda la campaña piñerista.

Anónimo,  12 de agosto de 2009, 19:06  

Simón!!!!!!!!!!!!!!!
You are my fuckin hero.

Anónimo,  13 de agosto de 2009, 13:17  

Son muy buenas las historias, q pena que la realidad supera la ficcion, en este caso pasan estas cosas y otras mucho peores en el dia a dia. Hay muchos niños que se pierden en la delincuencia, me da mucha pena, y se podria prevenir con cosas tan simples...

criticon arrepentido,  13 de agosto de 2009, 16:39  

A pesar de que parti burlandome les dire: el arte y la historia están a todo trapo.

no puedo negarlo.

Laura Osorio Campusano 13 de agosto de 2009, 20:16  

Me gustó mucho el arte y el cuento esta muy bien

No voto, pero amé'¡' a paredes.

Satoshii 17 de agosto de 2009, 13:33  

pasa a noticia vieja su wea
una burla al satira
a los gettos que formo pinoshit

en fin y cuando hablara de las tarjertas de credito?
y de las afp?

Laura Osorio Campusano 17 de agosto de 2009, 16:54  

Satoshii, esto no es noticia vieja o fresca... pegate la cachada.

los guettos chilenos son anteriores a pinoshit, en todo caso, no veo tu razon para atacar esta historia.

Ademas esta re buena, tarjetas de credito y afp o isapres, son problemas, salud publica es otro, lee todo lo que salga antes de reclamar

una opinion valida, pero no te expresas como dando una opinion sino poniendole la pata encima, muy al estilo concertacion.

Justiciero,  18 de agosto de 2009, 7:23  

Pecan de liberales, pena de muerte, ahora.

Un gusto en saludarlo, Simón Paredes para servirle

Quizás a usted no le interese. pero le contaré que fui a nacer, allá por Chanco, hace ya cuarenta años. Usted ya sabe como es esto del amor, y dejé a mi mama y a mi taita, por la Lucía.... por la cresta, mujer más linda nunca había visto; claro, no había visto mucho para entonces.

Como le decía, siguiendo al corazón me fui a instalar en la comuna de Lo Prado, orgullosa, joven y siempre pujante. Si algo me enseñaron mis padres, es a trabajar bien duro, así mi vieja y yo sacamos adelante a dos chiquillos, la Marcela y el Nicolás.

Ahora estoy trabajando de conserje de un gran edificio de oficinas, vi la maravilla del mundo Online, como lo llaman, así que abrí este blog para contarles algunas cositas de mi vida, a más de alguno le habrán pasado, digo yo.

Le doy las gracias a la Marce que enseñó a ocupar el computador y al Nico que dibujó todo super bien.
Aquí mi mail es sparedes2010@gmail.com, para que me envíen algo si quieren. Una cartita de amor, agradecimiento, de todo. Aí estoy.

El video de la semana

La imagen de la semana

  © Esta es una publicación autorizada por el comando de Sebastián Piñera. Santiago de Chile, 2009.

Back to TOP