miércoles, 5 de agosto de 2009

Fue por Muela y salió sin Apéndice



Comencemos este pequeño cuento, justo por donde debe empezar toda buena historia, el principio. Hace unos meses, mi colega Ernesto Jara, también conocido como el "Care Na"; reputado galán de la cuadra, chacal de las pichangas con los cabros del block, bueno para la talla rápida, y por supuesto, padrino de la Marcelita, comenzó a tener algunos problemas con una muela.

Podemos resumir el desarrollo de esta aflicción en tres simples frases: a) Mmm... me duele la muela; b) Ooorg... me guele la guela; c) ¡AHHH!.. mmgmmle la gggegla. Espero haber especificado con claridad la agonía que el pobre hombre sostuvo todo el tiempo que trascurrió desde que pidió una hora al dentista y finalmente se la dieron.

El diagnóstico: un quiste bucal. El pobre tenía el caracho tan hinchado que si sonreía, se le cerraban los ojitos. Nada que hacer, una operación con anestesia completa en el hospital de la zona. Así fue como mi amigo, compadre y compañero de labores se entregó a los brazos de la salud pública. Lo que ahí ocurriría nos lleva al ahora:

Sábado, día de visitas. Partimos la Marcelita y yo seguros de cumplir nuestra labor de cumpitas y visitar a nuestro enfermo. Había un más gente que metro en la tarde, abuelitos, nietos, su accidentado por aquí y por allá. No había mucho orden, si uno se distraía, se podía perder entre tanto enfermo y familiares métele porrazo.

Encontramos a mi amigo acostado en una delgada camilla, cubierta por una otrora fuese una blanca sábana, más lavada que billete de narco. Cuando abrió sus ojos, aún enanos por la hinchazón pudo decirnos:

- Sabe compadre, parece que estos gallos se condoriaron conmigo.

Acto seguido nos mostró su estómago y ahí estaba, frente a nuestros ojos: ¡las cicatrices claras de una operación de apéndice!

-Chuta que es atravesado compadre, tenía bien abajo la muela.
-Parece, pero nunca me dolió la guata.

Algo estaba mal, ¿verdad? Había que ser muy leso para no darse cuenta. Yo debía hablar con alguien. Primero: jefa de pabellón. La adusta señora más pesada que saco de plomo, me echó un lucking y me dijo: "a su amigo lo internaron por apendicitis" y me mostró un papel, al que se aferró como si fuese la Biblia. ¿Cómo era posible? Si era cosa de verle la cara de pelota que traía el pobre.

Yo presentí que esto iba más allá de los simples hechos médicos, esto me olía a chamullo burocrático. Así, mandé a la Marcelita de vuelta a la casa y me fui a hablar con la secretaria del director. Sabía que el caballero iba a estar ocupado, pero esperé, parado cual paco de La Moneda por dos horas. El caballero que apareció se veía como buena gente, peladito, sus años de circo, y con una gran sonrisa, a pesar de sus ojos cansado.

-¿En qué puedo servirle?

Le expliqué lo sucedido con mis mejores palabras, aunque de nervios tiritaba cual espejo de micro y ya estaba a punto de perder la compostura.

-Oh, le pido muchas disculpas a nombre de la institución – dijo aún con su sonrisa de tata amable – comprenda que estamos bajo mucha presión... pero sepa que estoy informado del caso, y a su amigo ya le hemos arreglado su problema.

-¿Cómo? ¿Se puede pegar de vuelta el apéndice?

Me explicó que la equivocación había pasado porque alguien confundió las palabras "absceso" y "apéndice" en la ficha de ingreso, como tienen tantos pacientes, pues tienen que guiarse por los papeles. Entonces, se sonrió y me explicó como esto no era nada importante para Ernestito, que le habían hecho un favor, todos debíamos de sacarnos el apéndice alguna vez. No me convenció nada. Y así me fui para la casa.

No podía olvidar lo ocurrido, esa noche soñé que tenía que operarme de la vesícula ¡y me ponían pechugas!

Como el pobre Ernestito sigue con su cara como tomate de feria, y por culpa de tanta refriega tiene para un mes de licencia, hice lo que me parecía correcto: carta directa al Ministerio de Salud, a ver si algún caballero ahí me da alguna solución. Cuando escribo esto, ya voy en mi séptimo día de espera, pero como dicen, amigos, la esperanza es lo último...

18 comentarios:

Gloria Chacón,  5 de agosto de 2009, 15:45  

Lamento lo de su amigo pero más lamento lo delas mamitas de las cesareas, esta mala la cosa en nuestra salud

Sandra Purani,  5 de agosto de 2009, 16:01  

Me maté de la risa con este hombre, suban más!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Alberto Chinchón 5 de agosto de 2009, 16:04  

Me parece que el tema que trata acá el señor pareces no es para ser tomado a la ligera.

Buen blog.

JAC 6 de agosto de 2009, 20:53  

Tan real como el Hugo de los jugos...

Guillermo Prado 7 de agosto de 2009, 6:40  

Ningun proleta le pone "Nicolás" a su hijo...

Anónimo,  7 de agosto de 2009, 8:19  

Si tuvieran que elegir entre ganar tres chauchas envolviendo mercaderías ajenas en la caja de un supermercado después de ir toda la mañana al colegio

o

robar autos para poder comprar zapatillas de 100 lucas y buzos Adidas, fumar de la buena, tomar copete y levantar minas ricas

diganme con la mano en el corazón…

¿cuántos de ustedes elegirían trabajar en un supermercado con el delantal de Ekono?

El Cisarro ya tomó su decisión

Marcelo 7 de agosto de 2009, 8:20  

he leido como diez veces esta frase y no la entiendo:
"...se podía perder entre tanto enfermo y familiares métele porrazo".
en realidad el personaje no tiene sentido.
Una recomendacion para mejorar su seudocomicpropagandapoliticamala, un personaje sin gracia, con mucha plata, de cuerpo extraño y que diga dos o tres frases hechas siempre.
y para que sea aún más chistoso:
que llegue en helicoptero a su trabajo, haya arrancado de la justicia (para no incomodar a su señora fanatica de la coca cola) y tenga un hermano que...cante...
"eraa la luna llenaa, que..."
ese yo lo leeria, este esta medio fome.
saludos censuradores

Jaime Martinez 7 de agosto de 2009, 8:27  

Me imagino que simón no critica el sistema de salud actual, sin argumentos, entonces... don simon por que no meciono el tema d elas isapres?

Anónimo,  7 de agosto de 2009, 9:02  

Que buena cosa que Simón cuente la pura verdad, desconocer que estas cosas pasan, buenisima la creatividad

Dany 7 de agosto de 2009, 9:08  

MUY bueno!!

Me rei mucho, aunque el tema de fondo es bastante serio. Se nota que tiene contenido...

Estare esperando la proxima historia don simon

Iván Morán 7 de agosto de 2009, 9:13  

don Simón,

veo que está comenzando a sufrir uno de nuestros males nacionales, "el chaquetéo".

fuerza don Simón.

Pablo Garay,  7 de agosto de 2009, 15:46  

Toooda la razón, Don Simón, p'tas que es malaaaza la salud pública! Por eso es que hay que votar en contra de todas las iniciativas para inyectarle más recursos!
Ahora, las isapres, las isapres son "del uno", como decimos nosotros los chilenos medios.

Satoshii 8 de agosto de 2009, 17:44  

Creo que la gente que ud pretende representar no tiene un pseudo-blog
-ironico-neo-pro-facho

en fin me daria mucha verguenza que las
peronas inteligentes se guiaran
por un personaje ficticio
tan ficticio como ud.

=)

Anónimo,  9 de agosto de 2009, 8:54  

Don simon:

El problema aqui no es de lo que quieren meternos el dedo en la boca, sino de los que los dejamos...
asi que o nos ponemos mas despiertos y empezamos a cerrar la boca o la historia se seguira repitiendo siempre

Anónimo,  10 de agosto de 2009, 14:03  

Don SP
El apendice no sirve en todo caso =)

Vicente Escobar,  11 de agosto de 2009, 16:44  

Don Simón, todo el apoyo. Si, ataque también a las Isapres, sería justo, pero el sistema de salud es una basofia.

No se trata de que sigan este blog... como ustedes aun siguen a Frei y su pandemica cadenas de mentiras.

Este blog es para pensar cosas, y me gusta, ironico si es.. ¿la izquierda es la unica que puede reirse por una supuesta superioridad moral?

Felicito a los escritores y a los artistas porque es arriesgado jugarse en estas cosas, la concerta es vengativa, yo lo sé en carne propia. Di que no y eres nada.

A propo, la concertación dejó de ser de izquierda hace mucho tiempo.

Yo votaré por Enriquesominami, si, pero en segunda, por Piñera.

Eso.

DJ SLAP,  11 de agosto de 2009, 16:52  

Satoshii, no se trata de seguir o no. Pero creer que aún hay malos y buenos en este cuento es lo que esta matando al país.

Yo me rei con este bicho, mas que con lo que escribe la brigada chacon estos dias.

O, verdad Frei es humorista.

Un gusto en saludarlo, Simón Paredes para servirle

Quizás a usted no le interese. pero le contaré que fui a nacer, allá por Chanco, hace ya cuarenta años. Usted ya sabe como es esto del amor, y dejé a mi mama y a mi taita, por la Lucía.... por la cresta, mujer más linda nunca había visto; claro, no había visto mucho para entonces.

Como le decía, siguiendo al corazón me fui a instalar en la comuna de Lo Prado, orgullosa, joven y siempre pujante. Si algo me enseñaron mis padres, es a trabajar bien duro, así mi vieja y yo sacamos adelante a dos chiquillos, la Marcela y el Nicolás.

Ahora estoy trabajando de conserje de un gran edificio de oficinas, vi la maravilla del mundo Online, como lo llaman, así que abrí este blog para contarles algunas cositas de mi vida, a más de alguno le habrán pasado, digo yo.

Le doy las gracias a la Marce que enseñó a ocupar el computador y al Nico que dibujó todo super bien.
Aquí mi mail es sparedes2010@gmail.com, para que me envíen algo si quieren. Una cartita de amor, agradecimiento, de todo. Aí estoy.

El video de la semana

La imagen de la semana

  © Esta es una publicación autorizada por el comando de Sebastián Piñera. Santiago de Chile, 2009.

Back to TOP